Mostrando entradas con la etiqueta Van der Graaf generator. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Van der Graaf generator. Mostrar todas las entradas

viernes, 13 de enero de 2012

Godbluff (1975) - Van deer Graaf Generator


Puntuación: 10+

Mejor tema: The sleepwalkers

Tracklist
01. The undercover man
02. Scorched earth
03. Arrow
04. The sleepwalkers

  El sonido de Godbluff es difícil de definir. Algunos dicen que es el espectro negro y oscuro del rock progresivo de la época junto con King Crimson. Y sí, la verdad es que si comparamos con Yes o Genesis, Van der Graaf generator es gótico. Pero sólo si comparamos. No explicaría la sonoridad del grupo así. Yo más bien diría que es un ejemplar de rock progresivo puro con voces violentas aportadas por el maravilloso Hammil, sintetizadores clavinet endemoniados y saxos modificados que cumplen la función de la guitarra, y que si bien es algo oscuro, sobre todo si lo comparamos, no llega a ser gothic rock.
  La guitarra, como esbocé en el párrafo anterior, se ve casi completamente suprimida en este disco. Hammil no las necesitó y en vez de utilizarlas, usó saxos, teclados y a veces flautas, cosa que le da un tinte muy especial al sonido del Generador de Van der Graaf.

  The undercover man empieza sigilosamente con una flauta traversa y una voz cruda y susurrante que luego se hace melódica y nos eleva increíblemente (¡Como amo a Hammil!). Las melodías en este tema son hermosas, y demuestran que Peter también tiene un lado alegre. Las paredes de sintetizadores que acompañan y se presentan a lo largo del disco, me encantan. La voz es el elemento predominante en esta canción, salvo al final cuando el saxo ejecuta un solo corto que da por terminada la canción, cosa que hace que si quieren escuchar un buen rock progresivo melódico es esta canción la que deben elegir.
  Scorched earth tiene también énfasis en la voz, y posee características muy parecidas a su predecesor, nada más que las melodías en este son más siniestras y Hammil se desgarganta cantándolas apasionadamente. Eso es en un principio. Luego del minuto 3, se escucha un corto instrumental buenísimo, con unos teclados y un saxo cargados de pasión. Lo mejor es el final, cuando todo se va acelerando lentamente y el baterista se descontrola totalmente y golpea sin parar, acompañando a los saxos y los teclados.
  Arrow comienza con un in crescendo improvisado que luego se transforma en un emotivo pasaje tecladístico al que se le suma un saxo soprano melódico. Peter ya parece un demonio cantando, con esa voz desgarrada, esos gritos desesperados y esos graves tajantes. Los saxos rockeros se presentan interpretando una melodía e improvisando mientras Hammil vocifera sus notas paranoicas. Lo más violento y siniestro del disco.
  Arrow culminó épicamente. Parecía que el disco iba a terminar (si hubieran puesto el tema anterior como último, sería un final magnífico), pero en la suite The sleepwalkers un saxo se acerca soplando un riff con una batería acentuada y una voz esta vez más melodiosa. Las melodías son excelentes y los cortes circenses en los que Peter se enloquece como mágicamente y grita como el diablo me gustan cada día más. Es en ésta canción donde se encuentran los mejores arreglos de saxo: ¡Escuchen ese riff en el minuto 3! Al principio parece propio de un circo, y luego se transforma en un caudal gigantesco de saxos y teclados penetradores. También me gusta mucho como cambia en la mitad, lugar en el que se interpreta un ostinato ultra rockero con un hammond improvisando detrás del saxo y el teclado, al que se le aproxima un saxo soleando descomunalmente, con una voz caudalosa muy propia de Hammil, desgarrando sus cuerdas vocales y haciéndonos erizar la piel. Lo mejor del disco… ¿Les queda duda?

  Ya quedó claro mi absoluto rendimiento hacia Peter Hammil, que es sin pensarlo el mejor músico del disco. Tiene una voz que recorre desde lo melodioso hasta lo más endemoniado y enloquecido que podamos imaginar, y una capacidad en los teclados que si bien no es igual a su nivel como cantante, logra ejecuciones muy buenas. Uno de los mejores vocalizadores del rock progresivo, sin dudas. Los demás músicos tienen sus momentos destacables, pero ninguno es demasiado sorprendente. Jackson es el peor, ya que muchas veces su sonido en el saxo es poco consistente y no alcanza a destacarse muy bien entre los teclados.