domingo, 18 de marzo de 2012

The miracle (1989) - Queen


Puntuación: 8

Mejor tema: Was it all worth it

Tracklist
01. Party
02. Khashoggi's ship
03. The miracle
04. I want it all
05. The invisible man
06. Breakthru
07. Rain must fall
08. Scandal
09. My baby does me
10. Was it all worth it


¡Qué título tan acertado! ¡Por dios! ¡Esto sí que es un milagro! ¿Quién lo diría? Luego del penoso, olvidable, irritante, lastimero A Kind Of Magic, cualquiera pensaría que Queen estaba totalmente acabado. Pues bien, Freddie y sus amigos se ríen de todos los que pensaron eso, y sacan este muy buen disco. 
Así es: esto no es mediocre, ni decente, ni disfrutable. Es sencillamente bueno. Muy bueno. Sepan que un ocho es una nota muy alta, y más para un grupo como Queen, que a esa altura de su vida estaba más cerca del asilo que de sus tiempos de gloria. Pero la verdad es que The Miracle no tiene mucho que envidiarle a los discos de los 70 de la banda, y se encuentra a la misma altura de otros álbumes mucho más ponderados como Queen o Sheer Heart Attack
¿Qué es lo que hace tan bueno a este disco? Las canciones. Simplemente eso. A simple vista, el estilo de Queen en este disco no está muy alejado de lo que habían venido haciendo en los 80. Baladas, pop, rockers y algunos intentos funkie. Pero mientras en los discos anteriores la banda se mostraba desganada, abúlica, aquí suenan completamente enfocados. ¿Cómo explicarlo? Las baladas en este disco vuelven a ser emocionantes, tal como en las viejas épocas. Las melodías vuelven a ser preciosas. Los sintetizadores están perfectamente usados. Y, sobre todo, la banda vuelve a rockear. Desde Jazz (más de 10 años) que Queen no rockeaba como debía. Pero aquí parece que recobraron la memoria. 
Ciertamente no comprendo el por qué de este repentino cambio, pero lo agradezco. Tal vez la banda se puso las pilas sabiendo que estaban en las últimas: así es, a estas alturas Freddie ya estaba consciente de su terrible enfermedad. Por eso también las letras comienzan a mejorar, dando una experiencia emocionalmente fuertísima. 
Hay relleno, pero no se me hace muy terrible: no esperen nada atroz como la mitad de las canciones de A Kind Of Magic. No obstante, la principal razón de esta alta nota está en los highlights. The MiracleI Want It All y Was It All Worth It están entre lo mejor que jamás tocó la banda, y realmente me sorprende esta increíble mejora. En los discos anteriores las mejores canciones eran tan sólo las que mejor melodía tenían. En cambio estos son verdaderos clásicos, rockean, tienen garra, mueven a las lágrimas, son potentes. 
Es por eso que este disco es tan bueno. sus puntos altos son muy altos. Y como el relleno no es mucho, puedo ponerle un ocho sin remordimientos. Cierto es que, al margen de esas tres canciones, el resto no es nada brillante, pero qué mas se le puede pedir a la banda? Queen hacía años que había dejado de ser una fuerza creativa como la que había sido. No podemos pedir una obra maestra. Contentémonos con un buen disco y con algunas canciones maestras. 
Y si bien dije que el sonido del álbum no se distanciaba mucho de los anteriores discos, en cierta parte no es verdad. Porque el sonido de The Miracle posee una diferencia: los sintetizadores. Si hay una cualidad que distingue a este disco son los sintetizadores. Claro, Queen antes los usaba, pero de manera vulgar y genérica. En cambio aquí, son utilizados con muy buen gusto y creatividad, renunciando al sonido barato del pop ochentoso para pasar a sonar épicos como en Scandal, circenses y originales en The Miracle o devastadores como en Was It All Worth It
Tal vez estas palabras sean muy indulgentes para un 8-, pero teniendo en cuenta el contexto musical que atravesaba Queen, y el difícil momento personal de su líder, son merecidos los elogios. Viva Queen, he dicho.
Este disco comienza con un temita de relleno que, no obstante, hubiera sido destacado en el disco anterior. Se trata de Party, una canción bailable y muy liviana, pero que sigue siendo interesante por contar con una percusión bastante heterodoxa y una melodía y armonías vocales bastante extrañas y originales. 
Unida al anterior track viene Kashoggi's Ship (qué título tan extraño). Se trata de un rocker a la vieja usanza, y tampoco es la gran cosa, pero cuenta con un buen riff y una explosión rockera bastante estruendosa al final. Estas dos canciones no pasan de lo disfrutable, pero en todo caso suenan gloriosas de acuerdo a lo que anteriormente habíamos escuchado de Queen.
Pero el dúo de canciones que siguen es lo que realmente convence al oyente de que la banda definitivamente ha vuelto. Primero está la brillante balada The Miracle, con una melodía antémica y celestial que emocionaría a cualquiera. Los arreglos circenses de sintetizadores son una cuota de creatividad inesperada y el solo de Brian es cortito y hermoso. Al final de la canción la banda se despacha con una sección de hard-rock acelerada y violenta. Puede sonar algo fuera de lugar, pero para mí no hace más que terminar de redondear una canción perfecta. Por cierto, ¿no les parece que la transición entre esta parte rockera y la coda final es de lo más extraña? Suena como si las hubieran superpuesto de manera apresurada. Raro. La letra es una utopía de Freddie, diciendo que todo lo que acontece en la Tierra es un milagro, desde Jimi Hendrix hasta la torre de Babel, y que el milagro restante es que todos los hombres nos amemos. Es algo ingenua, sí, pero creo que Freddie no quiso ser menos que Lennon o Waters y también quiso dejar un mensaje serio antes de morir. En cualquier caso, me suena bastante sincero.
En fin. Luego llega I Want It All y uno le agradece al cielo. ¡Hace cuánto que Queen no rockeaba! Desde Dead On Time todo habían sido rockers genéricos y olvidables. Pero aquí la banda retoma la electricidad con toda la furia almacenada durante tantos años. Esta sola canción tiene más energía que The Works y A Kind Of Magic juntos. Comienza con un riff infernal, salvaje y endemoniado. Los versos son geniales, y la melodía en el estribillo es clásica. ¡Escuchen esa sección del medio! Por un momento la banda se calla y queda Freddie cantando preciosamente junto a los sintetizadores que simulan un arpa o algo así. ¡Qué bello! Pero rápidamente vuelve toda la artillería, y antes de que nos lo esperemos, Brian nos lanza un solo aceleradísimo, pesadísimo, violentísimo y todos los "ísimo" que se les ocurran, en un momento realmente furioso y excitante. Brillante.
The Invisible Man es la peor canción del disco, pero aún así no es tan mala. Los sintetizadores aquí sí suenan tontos, y la melodía es estupidísima, pero el riff de bajo es pegadizo y la canción se ve salvada por otro solo iracundo y genial de May. Se ve que se sacó las ganas de tocar solos en este disco. Lo comprendo: había estado alejado bastante tiempo de ellos. La cuestión es que esa inclusión de un solo de rock pesado en el medio de una canción casi disco hace que el tema no merezca ser un lowlight. La letra es, ahora sí, paupérrima, hablando de un "hombre invisible": "When you hear a sound that you just can't place / Feel somethin' move that you just can't trace / When something sits on the end of your bed / Don't turn around when you hear me tread / I'm the invisible man i'm the invisible man /Incredible how you can see right through me". ¿Esto es los Cazafantasmas o qué? Lo que sí destaco son los gritos que tira Freddie cada vez que se luce un instrumentista: al 0:54, antecediendo al riff de bajo, "John Deacon!"; a los 2:10, durante el solo de guitarra, "Brian May Brian May!"; y a los 3:13, en el redoble final, "Roger Taylor!".
El lado B abre con Breakthru, que es la mejor de las canciones "normales". Tal es así que, por más que esté a años luz de los otros tres temas en rojo, se merece ser un highlight. Siguiendo el paradigma de Don't Stop Me Now, comienza con unas masas corales brillantes y hermosas que al grito de "Now!" desembocan de la nada en un riff de bajo pegadizo, divertido y discotequero. El resto de la canción se mantiene con un ritmo acelerado, una melodía fantástica y coros sensacionales, además de una letra optimista y romántica.
Rain Must Fall es algo nuevo para Queen. Se trata de una canción latina, con aires caribeños y movidos. Es inocua, pero la melodía es intoxicante y la guitarra de May vuelve a destacarse. 
Después viene Scandal, una especie de rocker lento con sintetizadores muy épicos y grandilocuentes. Tal vez demasiado, pero en fin, la canción sigue siendo muy buena, con una melodía brillante, guitarras penetrantes de Brian y una letra dramática. 
My Baby Does Me es una viñeta de pop comercial, sólo que muy buena. El riff de bajo es irresistiblemente funk, la melodía es fresca y la canción en general es un ejemplo de como el pop comercial puede ser encarado con elegancia y buen gusto.
Claro que esto no es nada, NADA, al lado de la épica que cierra el disco. Was It All Worth It es el mejor tema del disco, uno de los mejores de Queen y hasta me atrevería a decir uno de los mejores de toda la historia. Comienza subrepticiamente, con unos sintetizadores misteriosos e intrigantes. Y de la nada, todo explota en un riff de hard-rock totalmente furioso, rockero y pesado, de los mejores riffs jamás oídos. La canción se desliza por una melodía épica y fenomenal, sintetizadores brillantes y quiebres de guitarra geniales. El estribillo es de una grandeza increíble, con una de las melodías más hermosas jamás creadas. En el medio aparecen también unas orquestas oscuras y extravagantes antes de la aparición de un nuevo solo de Brian tan rockero como los anteriores. Después llegan los efectos orquestales de sintetizador, inesperados y brillantemente creativos, antes del reprise de la melodía principal. Todo termina como había empezado, con ese riff fulminante rompiendo los parlantes. Sensacional. La letra es igual de buena, y podría ser la mejor que hizo Queen hasta el momento. Es una especie de balance final de Freddie sobre su vida que ya se extingue, y él se pregunta si acaso valió la pena: "What is there left for me to do in this life / Did i achieve what i had set in my sights / Am i a happy man or is this sinking sand / Was it all worth it was it all worth it / Yeah now hear my story let me tell you about it / We bought a drum kit blew my own trumpet / Played the circuit thought we were perfect / Was it all worth it / Giving all my heart and soul and staying up all night / Was it all worth it / Living breathing rock'n'roll a godforsaken life". No obstante, al final Freddie se dice que sí, que todo valió la pena: "Was it all worth it yeah yeah / Giving all my heart and soul staying up all night / Was it all worth it / Living breathing rock'n'roll this never ending fight / Was it all worth it was it all worth it / Yes it was a worthwhile experience / It was worth it". Una confesión emocionante, y es realmente para aplaudir la entereza de Freddie. Indescriptible.
Y así termina este gran disco. Tiene relleno, pero la gran calidad de los highlights le otorgan un merecido 8-. Brindemos por el regreso de Queen.


7 comentarios:

  1. Creo que estoy de acuerdo con todo lo que has dicho, aunque claro como soy yo de bruto, veo con mejores ojos a Innuendo, pero para gustos colores, dice el dicho vea.

    ahora bien si Was It All Worth It hubiera ido en Innuendo creo que Innuendo se eleva mas y The Miracle hubiera decaido un poco, jejeje pero bueno ya son locuras mias.

    Un saludo y una pregunta: se que quizas por ya ser un disco postumo no las tomado en cuenta, pero veo que de Made in Heaven no hay ni soplo solo es una duda... jejeje Nos Vemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar! Y sí, para gustos colores, obviamente. Made In Heaven la verdad no lo escuché muy bien, pero lo que oí no me atrapó del todo, quizás algun día le vuelva a dar una oportunidad. Saludos!

      Eliminar
  2. Relleno? Relleno es una canción como "Ob-La-Di, Ob-La-Da". Eso es relleno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Em...sí, qué se yo. No sé qué tiene que ver Obladi Oblada en un disco de Queen

      Eliminar
  3. "Was It All Worth It", si, es cierto es un temazo. La verdad si uno se da cuenta que Queen vuelve a surgir es por algo que los volvió a unir, a sentar en el estudio, a pensar mirando al estudio y no mirando solo al estadio, como venia pasando.

    La enfermedad de nuestro querido Freddie, logro que volvieran con mas fuerza al estudio. "I want it all" como hubiera querido que la cantaran en vivo con Fred, pero bueno, no fue asi.

    Se que cuando dices "relleno" es porque no es "trascendental" tomando en cuenta el nivel del grupo. Y bueno obviamente pasa. Pero a la voz de Freddie se le perdona todo. Igual es una gran reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Al menos algo bueno tuvo la enfermedad de Freddie: hizo que se dejen de pelotudear y saquen himnos de nuevo.

      Eliminar
    2. Hubieran añadido al álbum el instrumental que compuso Brian May de "Chinese Torture" y hubieran sacado "my baby does me".... y hubiera hecho otro intro para "Khashoggi´s ship" y quedaba mas redondito el álbum....je

      Sigue adelante con mas reseñas de los grandes del rock.

      Eliminar

Si van a comentar, recuerden ser respetuosos. Nadie los insulto, así que pido por favor que tampoco lo hagan ustedes.