martes, 28 de febrero de 2012

Presentación de silver_sorgo


  Buenas. Bienvenidos al texto de presentación de Silver_Sorgo (ese soy yo). Soy amigo de Strauss desde hace bastante tiempo, y siempre compartimos el amor por la música. Obviamente con diferencias en este ámbito, pero tener una persona con la que charlar distendidamente sobre esa maravilla llamada música es realmente valorable. Más en estos tiempos, donde escasea la gente que se sienta detenidamente a escuchar un disco, sea de la banda que sea. Ojo, la gente tiene todo el derecho a pasar por alto la música, a no prestarle atención. Creo que no se puede calumniar a alguien por escuchar música comercial o “mala”, ya que está en su derecho de hacer lo que quiera y a no esforzarse por ampliar sus horizontes musicales. Claro que, quien se decide a realizar ese esfuerzo, recibirá una mayor recompensa. Es que los que verdaderamente amamos la música, disfrutamos mucho más de una canción que nos gusta que los que simplemente escuchan lo que está de moda. 
Todo este divague es para decir que Strauss es una de esas personas que aman la música al igual que yo. Y nuestro amor por ella nos llevó a escribir sobre la misma. Los dos comenzamos a escribir reseñas más o menos al mismo tiempo, y a publicar las mismas en 
www.rateyourmusic.com. 

 

  Al principio nos contentábamos simplemente con compartirlas entre nosotros, pero luego Strauss decidió comenzar a publicarlas en Taringa. Una cosa llevó a la otra, y hoy en día sus reseñas son seguidas por mucha gente en dicha comunidad. Dicho de otra manera, el ya alcanzó la fama. Yo, en cambio, siempre me mostré mas reacio a publicar mis reseñas. Quizás porque no me adapté tanto a ese universo que es Taringa, la cuestión es que mis reseñas quedaron almacenadas por mucho tiempo en RYM. Strauss siempre me impulsó a compartir mi sabiduría con el mundo (?) pero yo nunca me animé. 
Hasta que hará una semana él me comentó su idea de unirme a esta página, La Venganza de Saturno, y finalmente me decidí a cortar el cordón umbilical y publicar mis humildes opiniones musicales junto a las de él. 
  Mis gustos son sensiblemente diferentes que los suyos. Soy también un amante del rock progresivo, pero todavía no me adentré tanto como Strauss, y disfruto más del pop y de la música simple en general. En otras palabras, soy una persona abierta a todo tipo de expresiones artísticas sin importar su complejidad, y él es un elitista (obviamente esta oración fue en broma). Mis banda favoritas son los Beatles (sí, me gusta With The Beatles), Pink Floyd, Radiohead, Sui Generis, Serú Girán, Pescado Rabioso, Invisible, Queen, Genesis, Jethro Tull, los Kinks, los Who, etcétera. Me falta todavía bastante por oír, así que no se entristezcan si su banda favorita es ignorada por mí, ya que considero esto como un proyecto a largo plazo que con el tiempo irá agregando nuevas bandas y nuevos géneros. Por ahora no escuché mucho más que rock, pero también iré buscando nuevos géneros a medida que pase el tiempo. 
  Me despido sin más que decir, agradeciéndole a Strauss por brindarme esta oportunidad y por haberse encargado de editar todas mis reseñas…es que no soy muy bueno con la computación. Nos vemos.

Cambios en el blog

  Hoy, miércoles 29 de febrero, hay un acontecimiento trascendental en la corta historia de este blog. Hasta ahora, el escritor (yo) se venia presentando como Saturno y publicando las entradas con una cuenta llamada "Strauss_14". Pero las ambiciones del redactor van mas alla: ahora se va a incorporar un nuevo editor llamado "Sorgo". 
  Sorgo es reseñador hace ya bastante tiempo (publicaba en rateyourmusic). Muy amigo mío (la cosa es personal, no virtual), lo invite a sumarse a La venganza de Saturno: sus reviews valen la pena. La próxima entrada será su presentación.
  Tomé esta decisión porque, como es comprensible, durante el año no voy a poder reseñar muy seguido, y si combinamos los trabajos de los dos, el blog tendrá mas publicaciones en menos tiempo. Ademas de eso, las fronteras del blog se expanden: sumado a todos los estilos que había subido antes, Sorgo trae una amplia gama de distintos géneros, que hace la propuesta más variada y ambiciosa.
  A cada reseña se le pondrá una etiqueta que diga "Strauss" o "Sorgo" (dependiendo del autor) y si el disco esta revisado por ambos, tendrá las dos. Ademas, en LP's como Almendra I (que ya revisamos los dos), estarán las dos reviews en la misma entrada con la respectiva firma de su escritor
  Es probable que durante el cambio del blog, a medida que se vayan publicando las entradas de Sorgo, haya algunas publicaciones que no estén disponibles por unos minutos para su actualizacion. Por favor, les pido un poco de paciencia: es solo para su comodidad.
  Saturno y Strauss antes eran distintos nombres para una sola persona. Pero ahora todo cambió: Strauss es un reseñador y Sorgo otro, y ambos forman una trinidad junto a Saturno, que es el ente que da el lugar para que todos ustedes puedan leer cómodamente en su espacio. 
  Espero que el cambio sea recibido con gusto. Nosotros dos haremos lo que podamos para mejorar la calidad del blog.


Estructura de las entradas

  Como expliqué antes, cada reseña tendrá su propio autor. Y se aclarará de quién es esa entrada con distintas firmas que me teomé el trabajo de diseñar:




  Al final de cada revisión se aclarará cual es su autor insertando estas imágenes. 
  En estos días, se publicarán las reviews que Sorgo ya escribió y publicó en su perfil de Rate your music (muchas). Les pido que sean pacientes, ya que la edición es una tarea frustrante, sobre todo cuando la interfaz de imágenes de blogspot funciona mal (como ahora). Como autor de la entrada, apareceré yo (y esto es probable que suceda en varios casos) debido a mi manejo más fluido de la interfaz de blogger, pero se dejará en claro que son de él con las firmas. 
  Otra novedad en el blog es que "el tema de la semana" dejará de existir. Era bastante irritante tener que subir cada domingo una canción, y además esas entradas eran muy poco vistas, cosa que las hacía intrascendentes. No eliminaré los que ya publiqué, pero ya no se pondrán nuevos temas. 
  Orgulloso de llevar el blog un paso adelante, me despido. Strauss.

lunes, 27 de febrero de 2012

Ok Computer (1997) - Radiohead


Puntuación: 10+

Mejor tema: Paranoid android y Climbing up the walls

Tracklist
01. Airbag
02. Paranoid android
03. Subterranean homesick alien
04. Exit music (for a film)
05. Let down
06. Karma police
07. Fitter happier
08. Electioeenering
09. Climbing up the walls
10. No surprises
11. Lucky
12. The tourist


       
  Y al fin llegó lo que todos estábamos esperando. Radiohead pasa de ser una banda olvidada en la baladita Creep a ser la banda más grande del mundo, los salvadores del rock, los artífices del renacimiento del art-rock y de los discos conceptuales, los herederos de Pink Floyd, los guardianes del decadente y raquítico rock. Los tipos se ponen los pantalones largos, se despojan de las tonterías adolescentes y sacan un disco adulto, reflexivo y brillante sobre la vida acelerada y sin sentido del nuevo siglo. 
Sinceramente, es uno de los mejores discos jamás hechos, y mi favorito junto con Abbey RoadThe White AlbumInstitucionesSelling England By The Pound y tal vez Wish You Were Here. Lo principal del disco son los matices y las atmósferas que estos crean. Éstas son supremas: una experiencia variadísima que te lleva a través de un carrousel de sensaciones donde confluyen la tristeza, la alegría, la rabia, la locura, la contemplación y todo lo que se pueda imaginar. 
Además, es un disco muy melancólico. Además de los matices, la infinidad de arreglos, efectos, ornamentaciones, la calidad pasmosa de texturas, las instrumentaciones, cuidadas, pulidas y preciosistas, destilan una belleza jamás vista: The Bends poseía momentos muy rockeros, y a veces pecaba de las paredes uniformes de guitarras distorsionadas, en cambio en Ok Computer, las canciones abandonan cualquier tipo de vulgaridad, y exploran un abanico de estilos muy diverso. Sólo hay un momento de rock genuino: lo demás es pura atmósfera, con matices por doquier, texturas inimaginables en Pablo Honey y una calidad brillante. 
Otro punto a destacar son los efectos electrónicos: la infinidad de bocinas, zumbidos, aleteos, sirenas y sonidos extraños que aparecen al final de cada canción son una experiencia muy rara y esquizofrénica que te inserta en el disco de manera asombrosa. 
No es experimental como Kid A (aunque ya hay algunos indicios): las canciones son tocadas con instrumentos convencionales y poseen estribillos, pero ya van desapareciendo las guitarras que rebalsaban en The Bends. Y es que ésto es lo que hace al disco tan perfecto: es el equilibrio justo entre The Bends y Kid A. En materia compositiva, el álbum siguen siendo brillante, y prácticamente todos los temas pueden ser considerados clásicos. Melodías que rebosan de calidad por doquier y arreglos exquisitos configuran una obra maestra de la composición. Pero Ok Computer[/b] no sólo ofrece buenas canciones y ya, como quizás pasaba con [i]The Bends. En ese sentido, las canciones se alejan de la vulgaridad presente en aquel disco, y ofrecen una presentación más "artística": más madurez, letras más reflexivas, cuidado obsesivo en cuanto al manejo de la tensión. El álbum está atravesado por un halo de madurez y, al margen de que ya se observen los primeros indicios de experimentación, se nota un producto que busca perdurar en el tiempo, no sólo con grandes melodías, sino reflejando un concepto, con una idea musical perfectamente elaborada.
Y, ya terminando, otro punto extremadamente importante es el concepto. En The Bends, se notaba una cierta adolescencia en las letras. Aquí esto cambia totalmente: Thom se sitúa como observador del mundo en el que vivimos y, adulto, reflexivo, lo refleja en el disco. Por algo se lo comparó con Dark Side Of The Moon, ya que los dos hablan de la locura de la vida moderna. Ok Computer lo hace más veladamente, es cierto, pero no deja de tratar sobre lo mismo, como lo refleja la escalofriante arte de tapa y el librito de dentro del CD. Así, Yorke trata temas como lo desquiciado de las rutas actuales, los agobiantes trabajos modernos, la vida frenética y sin sentido que llevamos, el bombardeo de la publicidad, etc. 
Pero basta de tantas habladurías, vamos a lo que importa: las canciones. Esta maravilla empieza muy bien con Airbag. Un riff muy extraño da lugar a una canción atípica: algo electrónica, con una batería desquiciada, efectos de guitarra retumbantes y extraños y un estribillo antémico. Pero lo más destacable es el bajo, que aparece y desaparece con punteos realmente sanguinarios. La letra habla de los accidentes de autos, algo que tenía muy traumado a Thom, y él mismo explica que habla de que cuando nos salvamos de chocar, en vez de suspirar y seguir nuestro camino, tendríamos que agradecer a Dios por haber revivido. 
Pero este inicio se reduce a polvo comparado con la increíble, sublime, épica, etc: Paranoid Android. Una suite con tres partes distintas: la primera, acústica, es de una belleza exuberante, con una de las mejores melodías que haya dado Radiohead, y ribetes de guitarra sencillamente hermosos. Luego de una pequeña parte un poco más rabiosa (Kicking squealing Gucci little piggie), se desata el caos: un riff apocalíptico escupido por una pared de guitarras distorsionadas enfermas, todo acompañado por los gritos de Thom de "You don't remember". Pero después de la tormenta llega la calma: un coro precioso y sublime con una de las melodías más cautivantes que jamás haya oído: Thom deseando que llueva sobre él con los perfectos suspiros de fondo. Luego llega una sanguinaria exclamación de "God loves his children" (que antes terminaba con "that's why he kills them") que da paso a la reprise de la parte rockera. Posee además una letra sin sentido muy divertida. Un temazo, indiscutiblemente el mejor del disco (junto con Climbing Up The Walls). 
Pero el disco sigue. Subterranean Homesick Alien es un tema raro, muy atosférico y placentero, con una melodía letárgica enriquecida por la magnificencia de los teclados electrónicos, tan jazzeros e intergalácticos. En su letra, se habla de las abducciones extraterrestres, y de cómo Thom desearía formar parte de una. 
Una tristeza inimaginable enmarca al siguiente tema. Exit Music (For A Film) es una de las canciones más trágicas que he oído. Una balada mínima de guitarra acústica con un estribillo conmovedor y una performance vocal de Thom realmente increíble. Lo mejor de la canción es el final, cuando entra una imponente masa de órganos y baterías que ascienden al tema hacia los cielos. Escuchen cómo Thom gimotea al final, casi susurrando "We hope that you choke": si esa voz no te hace llorar, no sos humano. La letra es también magnífica, ya que Thom se imagina un final alternativo para Romeo y Julieta, donde los dos amantes logran escapar hacia sus sueños. 
La siguiente canción, Let Down, introduce una faceta alegre en el disco. Comienza con un dulce arpegio que nos lleva hacia una melodía saltarina y muy plácida, con un estribillo realmente genial en su melodiosidad. El final, con la canción creciendo en intensidad y atravesada por ribetes electrónicos, es simplemente colosal. A pesar de ser tan optimista musicalmente, la letra es una sombría metáfora de nuestro parecido con los insectos cuando transitamos apurados por las rutas. 
La parte central del disco es mi menos preciada, pero sigue siendo muy buena. Karma Police siempre me pareció sobrevalorada. Es una gran canción con una buena melodía, sobre todo al final con ese fantástico "I lost myself", pero aun así no creo que esté entre los grandes clásicos de Radiohead ni del disco. 
La transición entre las dos mitades se da con la terrorífica Fitter Happier, un experimento aterrador con una computadora que habla en un solo tono gótico matizado por un esquizofrénico piano. Su letra es de lo más brillante que haya hecho Radiohead: se juntaron una serie de publicidades con un resultado aterrador: ¿qué nos quieren vender realmente? ¿Acaso quieren transformar nuestra vida en una vida vacía, sin sentido, consumiendo por el simple hecho de consumir cosas que no necesitamos para luego tirarlas y comprar algo más nuevo? El prototipo de vida "feliz" de las publicidades presentado de esta manera, lo hace realmente ezpeluznante: no somos humanos, somos objetos. 
Luego llega la criticada Electioneering, que no es más que un rock muy a la The Bends. Suena un poco sucia y caótica, pero tampoco es un gran desastre: sus guitarrazos y su buen estribillo hacen valer la experiencia, además de una gran letra que critica a los políticos. En vivo, Thom cambiaba la letra y decía "Riot shields. Voodoo economics... bullshit, bullshit. The IMF is taking care of (your) business... bullshit. I hope I can rely on your vote", configurando un muy buen juicio a aquellos políticos y economistas que manipulan la vida de la gente a favor de sus bolsillos. 
Las cuatro últimas canciones del disco son probablemente el mejor final que un disco podría tener, y elevan la emocionalidad del CD a niveles cuasi-infinitos. Climbing Up The Walls es probablemente mi canción favorita de Radiohead (tal vez junto conStreet Spirit (Fade Out), [i]Paranoid Android o Pyramid Song). La batería es algo tan extraordinario que no se puede describir: una batería tan rara, que suena como golpes en un tacho de basura o un cartel de chapa. Los efectos electrónicos esta vez suenan terribles, como anunciando que algo extraño y sangriento está por llegar. Y llega. La voz de Thom suena tan terrorífica que hace temblar (escuchen ese "I am the pick in the ice"; ese efecto congelado y loco da miedo), y el estribillo (con una gran melodía) está matizado por unas espeluznantes cuerdas. Luego entran las baterías y las guitarras con todo, y después del segundo estribillo llega un solo de sintetizador tan apocalíptico y demoledor que hay que correr a esconderse; es un solo vibrante y genial, muy rockero y muy floydiano. En síntesis, una de las canciones más salvajes y estremecedoras que he escuchado. Su letra también ayuda, hablando de los monstruos del armario (que bien podríamos ser nosotros mismos). 
Tal vez después de una experiencia semejante quieras dejar todo, pero para eso Radiohead mete una canción que está en las antípodas de la anterior. No Surprises es una balada tan apacible, tan encantadora, que no se puede creer. Esas notas del principio (parece una cajita de música) son de lo más dulce que haya escuchado. ¡Escuchen esa melodía! Qué increíble. Los coros de fondo en el estribillo no pueden haber sido creados por humanos. La letra es nuevamente contraria a la música, un devastador análisis de la sociedad de hoy en día ("A heart that fulls up like a landfill, a job that slowly kills you, bruises that won't heal". ¡Qué línea!). 
Nos acercamos al final con Lucky. La tristeza infinita de este tema es desgarradora. Empieza mínimamente con la hermosa voz de Thom y sirenas de fondo que paralizan el cerebro. El estribillo es nuevamente majestuoso y antémico, con guitarras agudas brillantes. La segunda parte tiene un ritmo de batería salvaje y unos coros devastadores, con Thom cantando rabiosamente "It's gonna be a glorious day". Para el final aparece un riff sacado de la galera algo funkie que eleva la canción hacia lugares inimaginados. La letra habla del optimismo exacerbado, algo que parece más una máscara que otra cosa: alguien que se cree un superhéroe tiene que estar de veras loco. 
Este disco magnífico termina con un vals lento y épico como The Tourist, con un estribillo tan sublime y fantástico que me rindo ante sus pies: esa imagen tan devastadora de toda la gente corriendo de un lado hacia otro, y Thom diciéndoles "¡Paren! ¡Detengánse más, vivan la vida como se debe!", es magnífica. Un solo sensacional da paso al final, con el triángulo que cierra el disco. La letra de este tema es increíble, resumiendo la idea del disco y advirtiéndonos de que no seamos tan idiotas de dejarnos caer en las garras del consumismo y de las multinacionales, que no sigamos a la masa; quedémonos observando como todos ellos corren, mientras nosotros disfrutamos de la vida. 
En fin, no es necesario decir nada más. Un disco que marcó a toda una generación, sin dudas el mejor de los '90 y, por qué no, de los mejores de la historia del rock. Un 10+ sin ningún síntoma de duda.

Apéndice
  El librito del disco es otro tema (¿alguien sabe cómo se llaman? Decirle librito es algo inmaduro, ¿no creen?). Si hay un CD original que vale la pena comprarse es Ok Computer, ya que tanto la tapa como el compendio interior (?) son brillantes, y contribuyen notablemente a reforzar el concepto del disco. 
La tapa es genial: una especie de ruta gris, anónima y desolada, con siluetas de personas indistinguibles (la deshumanización de la gente) y el cartelito de "Lost Child". Todo atravesado por una especie de tiza blanca que nos acompañará a lo largo del librito interior. 
Apenas lo abrimos vemos una imagen que parece una indicación aeroportuaria sobre qué hacer en caso de algún accidente, y por encima, una frase brillante: "Salta de la cama tan rápido como oigas la alarma! También encontrarás útil pasar cinco minutos cada mañana diciéndote a tí mismo: "Todos los días y de todas las maneras estoy mejorando, mejorando y mejorando". Tal vez es una buena idea empezar un nuevo día con el adecuado lavado de cerebro". En la otra página vemos una familia "modelo" que parece sacada de un aviso de los 50, pero sacada de contexto se ve aterradora, y que está observando una estatua enorme que parece de algún filósofo griego o algo así (si alguien sabe quién es que me avise). Sobre todo esto, otro mapa del aterrizaje de un avión. La página que sigue es más abstracta. Dibujos inentendibles hechos con lápiz, en donde alcanzo a distinguir una ruta y no mucho más, y tres imágenes una al lado de la otra: una mucamade un hotel pintando, varias siluetas (otra vez las personas son todas iguales, no tienen rostro) entrando a un subte (creo que queda clara la idea) y un vaso (tachado con una cruz) esperando agua de una canilla cerrada. Son imágenes en apariencia inocentes, pero esconden un significado aterrador. En la otra página está nuevamente la imagen de la canilla, y se destacan tres cosas: en primer lugar, la pareja sentada comiendo, cuyos rostros son lo más normales posibles y sus expresiones son completamente neutras. No es una pareja común hablando, sino que se están mirando fijamente sin decirse nada, casi como robots. Además, los vasos parecen estar vacíos. También se puede notar, a escondidas, la frase "Immerse your soul in love" de Street Spirit, ahí por el medio. Por último, el logo de Pepsico, frío, sangriento, observando todo con una sonrisa hipócrita. 
Del blanco luminoso pasamos a un negro completo, desolador, frío y oscuro. Las letras de las canciones están todas mal escritas, con números que aparecen entre medio, letras repetidas, tachones, mayúsculas y demás. Hay varias cosas para destacar. EnAirbag, aparece escrita la frase "in a deep deep sssleep of tHe inno$ent" y al lado, tachado, se puede leer "completely terrified". En Paranoid Android, la frase "the yuppies networking" aparece subrayada. Subterranean Homesick Alien aparece escrita perfectamente, por sorpresa, al igual que Fitter Happier, que aparece además justificada, aunque no posee mayúsculas. Tanto Let Down como Electioneering están dadas vuelta. Climbing Up The Walls es un caos, con frases que en realidad no aparece en la canción y palabras impronunciables. Por último, al lado del título de Lucky dice "Waster" (perdedor), algo que reafirma la idea de que el "superhéroe" de la canción no es más que un soñador. 
En el medio está la página central, que cuenta con otra familia modelo de siluetas sin cara, un brazo gigante que parece detener el vuelo de un avión, la ruta de la tapa por debajo junto al plano de una casa y, de fondo, frases como "Jesus saves" o "God is love". En los agradecimientos, la banda reza "We hope you're ok. Thank you for your listening.
Y luego quedan las últimas cuatro páginas. La primera no posee mucho, apenas un dibujo infantil de un hogar y una figura irreconocible, mientras que la segunda tiene un chancho pintado de rojo, unos cuadraditos que parecen respuestas de una encuesta, y otra silueta más enfrente de una casa. Destaca también la pequeña figura del niño silueta jugando al fútbol. No es un niño feliz, ni siquiera es un humano. La penúltima página posee frases en esperanto ("Injektilo", "Simbolo") y la tétrica frase "Authorities here are alert". De fondo, la imagen alegórica de dos siluetas dándose la mano, una llevando un maletín. Se ve también otra imagen de la canilla y, de fondo, aparece un recorte de diario que explica como hacer la "hamburguesa perfecta". La última página presenta un esbozo de una ciudad del futuro, con grandes edificios vidriados, y posee tres frases: "by a fast track-career", "The presidents and vice-presidents make the rounds, going to all the tables and shaking hands" y la que parece ser más importante y resaltada, "MODERN WORLD". Clarito, ¿no? 
La contratapa ofrece varias curiosidades, como el boceto del tracklist con el espacio entre medio de No Surprises y Lucky, aparentemente para que entren Polyethylene y A Reminder, los títulos de Street Spirit y Bulletproof casi imperceptibles o las imágenes felices de un cielo brillante. En el medio, el omnipresente logo de Pepsico, observándolo todo. Además, en el borde de la caja del CD, detrás del rótulo externo del disco, aparece la frase: "I like you. I like you. You are a wonderful person. I'm full of entusiasm. I'm going places. I'll be happy to help you. I am an important person. Would you like to come home with me?" Me hace acordar al mensaje dentro del DVD de Meeting People Is Easy: "If you have been rejected many times in your life, then one more rejection isn't going to make much difference. If you're rejected, don't automatically assume it's your fault. The other person may have several reasons for not doing what you are asking her to do: none of it may have anything to do with you. Perhaps the person is busy or not feeling well or genuinely not interested in spending time with you. Rejections are part of everyday life. Don't let them bother you. Keep reaching out to others. When you begin to receive positive responses then you are on the right track. It's all a matter of numbers. Count the positive responses and forget about the rejections.
En conjunto, es de lo más siniestro que me haya tocado ver. No hay duda de que hasta en el arte de tapa, Radiohead es genial.

viernes, 24 de febrero de 2012

El valle interior (1980) - Almendra



Puntuación: 8-

Mejor tema: Miguelito, mi espíritu ha partido a tiempo

Tracklist
01. Las cosas para hacer
02. A mi dama
03. Miguelito, mi espíritu ha partido a tiempo
04. Espejada
05. Cielo fuerte (amor guaraní)
06. El fantasma de la buena suerte
06. Buen día, día de sol


   Tras diez años de la disolución de Almendra, Luis Alberto Spinetta hace realidad una fantasía de sus admiradores: la vuelta de su primer grupo. El conjunto regresa bastante transformado. No podemos esperar que después del paso por tantas formaciones y estilos, Spinetta mantenga intacta la esencia de su primera banda.
  El valle interior contiene mucha influencia del pop (género que el Flaco haría hasta el hartazgo en los 80) y un toque del jazz que Luis había estado componiendo hace un tiempo. Sin embargo, por más raro que parezca, hay una pequeñísima marca de rock ambiental (!) que se percibe más que nada en Miguelito, mi espíritu ha partido a tiempo, y otro poco en A mi dama. Ese halo formado por una guitarra levitante que une lazos arrojados por la voz, es una característica predominante en este tipo de música. Está bien: el ambient no es el estilo predominante (porque en realidad el pop lo es), pero si juega un papel destacable porque hace la experiencia más variada, rara en su autor, e interesante.
  Además, el sonido de este disco suena mucho más maduro que el de Almendra II. Los coros son impecables, las guitarras limpísimas, los bajos precisos y las voces muy afinadas. Pero todo esto es comprensible: la edad aumenta, y junto con ellas la experiencia también. Aunque no quiere decir que el viejo Almendra sea malo (¡Que no se les cruce por la cabeza!), simplemente son experiencias distintas las que ofrecen las diferentes etapas.
  Maduro o no, este disco es inferior (cualitativamente hablando) si lo comparamos con sus dos antecesores. Y, sin darle vueltas, esto sólo se debe a que no todos los temas son demasiado buenos. Simple y derecho.
  Basta de palabras: vamos a los temas.
  El disco comienza con un tono algo dramático con Las cosas para hacer, tema compuesto por Del Guercio. Uno de los ejemplares pop más puros del disco, tiene una melodía excelentísima y un Spinetta dulcísimo y destacablemente afinado. Me gustan las pinceladas que va punteando la guitarra de Edelmiro a lo largo de la canción, delante de la guitarra sobria de Luis.
  A mi dama es el primer tema de Spinetta y tiene una melodía exquisita, acaramelada, sensual y romántica que canta una de las letras mas finas, amorosas y poéticas del disco. El solo de guitarra acústica del medio resulta un lindo detalle, dotado con un toque de jazz y de delicadeza.
  Miguelito, mi espíritu ha partido a tiempo es excelente. Tiene una guitarra sobria y voladora, parecida a la del primer tema, y una melodía extravagante y llorosa por partes. En una de las mejores actuaciones de Rodolfo García, con sus percusiones y platillazos elegidos con un gusto de paladar negro, las cuerdas de fondo son tal vez el elemento más ambiental del disco, con una guitarra lamiendo punteos suaves. Amo cuando el riff del acompañamiento cambia y transforma la melodía cantada por una voz única, ajustada, afinada y fina de Luis. Reverencias.
  Espejada bien podría ser catalogada como una rareza de Almendra. Es una pieza coral con guitarras iguales a la de su número predecesor, que resulta ser un poco aburrida, pero que no llega a ser tan mala como para dejarla entre los lowlights.
  Una guitarra nuevamente ambiental abre Cielo fuerte (amor guaraní), el segundo tema compuesto únicamente por Emilio. Continuando la seguidilla de canciones poco destacables que empezó en el track 4, posee una melodía intrascendente, y un acompañamiento que aunque no es feo, no entusiasma. En realidad todo el tema es así: no mueve un pelo.
  Compuesta por todo el grupo, El fantasma de la buena suerte tiene una melodía muy simpática y un estribillo entusiasmante. Sin embargo, se alarga demasiado y alcanza a causar aburrimiento. Disfrutable pero poco destacable, tiene un Edelmiro que rellena espacios vacíos improvisando, y ciertos intermedios instrumentales que mucho me recuerdan a Jade.
  El disco se despide alegre, dinámico y maravillante con el simpático Buen día, día de sol, un tema más instrumental que otra cosa. La melodía vocal es muy buena, y el riff que se presenta numerosas veces a lo largo de la canción es demasiado entusiasmante y alegre. Amo los intermedios de guitarra con influencias del pop y jazz, y esos aplausos que hacen sentir al oyente como dentro de un recital del grupo (ojalá se pudiera).
  Vale destacar la presencia que tiene la voz de Spinetta. Es una de las mejores etapas en la historia de su canto, sin dudas. Además Rodolfo García demuestra que además de poder tocar muy bien piezas algo beat y otras mas rockeras, puede hacer pop sencillo y jazz instrumental magistralmente. Edelmiro da a conocer su gran capacidad de adaptación de estilos (fíjense lo que hacía en Almendra: sus temas eran los más hard rock), pasando de un guitarreo a lo Hendrix en los dos primeros lanzamientos del grupo a puntear tranquila y sobriamente.

   

martes, 14 de febrero de 2012

Freak out! (1966) - Frank Zappa and The mothers of invention



Puntuación: 10-


Mejor tema: Wowie Zowie o Hungry freaks, daddy


Tracklist
01. Hungry freaks, daddy
02. I ain't got no heart
03. Who are the brain police?
04. Go cry on somebody else's shoulder
05. Motherly love
06. How could I be such a fool
07. Wowie zowie
08. You didn't try to call me
09. Any way the wind blows
10. I'm not satisfied
11. You're probably wondering why I'm here
12. Trouble every day
13. Help, I'm a rock
14. It can't happen here
15. The return of the son of monster magnet



  Cada músico tiene su manera de percibir el arte. Cada cual elige su género y allí lo dota de un toque  personal que es lo que lo hace nuevo e individual. Obviamente, hablo de los verdaderos artistas. Los más comerciales, generalmente ni se preocupan por eso, sino que sólo van a lo fácil de escuchar, para poder vender más. El valor personal que la da Zappa a su música es de inmensas dimensiones: les aseguro que jamás escucharán algo igual a lo que hizo Frank hizo en Freak out! y muchas de sus obras. No es que él haya inventado un estilo (género, para que se entienda) nuevo y propio. Sino que su música tiene un aura que solo él le sabe dar. Y es un aire muy interesante. Doo-wop, rock and roll, algo de blues y rock experimental  mezclado con la atmósfera Zappiana (siempre rara e innovadora) se puede escuchar en Freak Out!.

  Todo empieza con Hungry freaks, daddy, un rock con unos coros balbuceando la melodía principal. Amo el solo blusero del medio y los cortes repitiendo “Hungry freaks, daddyyyyy”.  La letra habla de la ceguedad de las personas que busca “Mister america” (el gobierno estadounidense), intentando hacer que discriminen a los que “llevan ropas raras” y “dicen lo que piensan”.
  Ain`t got no heart tiene unos coros más afinados y ya posee arreglos orquestales. La melodía es muy buena, y la banda de vientos la decora muy bien. La letra se sitúa en el lugar de alguien que no cree en el amor, y dice que no va a dejar su vida “groovy” por una mujer, excusando que no necesita nada de ella y que “no tiene corazón para dar”.
  El siguiente tema, Who are the brain police?, empieza muy oscuro con unos coros tenebrosos y un riff de bajo de iguales características. Luego de repetir el disonante estribillo dos veces, todo va a parar a un collage experimental de voces e instrumentos. Me encanta el solo aterrador del final. La letra es muy rara, corta y hermética.
  Go cry on somebody else’s shoulder es una balada romántica muy doo-woop que tiene pegadizas melodías y muy buenos coros. Parece que Frank quizo cambiar la temática e hizo una letra romántica, que habla de un hombre engañado  por su ex novia, que explica que ya superó su relación con ella.
  Motherly love es muy movida y pegadiza, y contiene unos coros muy pegadizos, con influencias doo-woop. La letra habla del incomparable amor que una madre es capaz de dar.
  How could I be such a fool es otra balada. Lenta, tiene unas hermosas melodías y unos buenísimos arreglos orquestales. La letra es otra historia de amor, que trata de un hombre que se entera que su pareja no lo amaba como él pensaba, y se lamenta haberse creído “las mentiras que ella dijo”.
  Wowie zowie posee un riff de xilofón muy pegadizo y animado, unas melodías a coro excelentes y un intermedio coral muy bueno. La letra habla de alguien que le dice a una chica que la desea irrefrenablemente como pareja.
  You didn’t try to call me tiene un estribillo demasiado pegadizo con orquestas sonando atrás y unos coros muy buenos. La letra es nuevamente romántica, y es una persona que le reprocha a otra que no la llamó cuando la necesitaba. Pero al final nos deja una duda, porque en el monólogo del final, Frank se dirije a un hombre. Raro, ¿no?.
  Ayway the wind blows también está plagada de buenísimas melodías, con un pegadizo riff de acompañamiento. Tiene un solo bastante simple, pero me encantan los coros que le prosiguen con un “Ahhhhhhhhh”. Las letras siguen siendo románticas. Esta vez la lírica trata de un hombre que dejó a su chica y está más contento con la que tiene ahora.
  I’m not satisfied tiene unas estrofas poco destacables, pero lo que se destaca es el memorable estribillo con su orquesta acompañando detrás. La letra habla de una persona que está cansada de su vida mediocre y piensa hasta en suicidarse al ver que nadie lo quiere. Con este tema, Frank empieza a volver a criticar su sociedad.
 You’re probably wondering why I’m here es otro magnífico tema lleno de melodías buenísimas, con coros doo-wop y una letra que, volviendo a los temas frecuentados, critica la sociedad superficial que lleva una vida rutinaria e incompleta.
  Trouble every day es un blues algo monótono que va intercalando entre solos y una melodía repetitiva, siempre con la misma base. Pero lo mejor de este tema es la letra. Frank se cansa de decir las cosas sutil o paródicamente, y se resigna a aclamar todo de frente, sin rodeos. No hay cosa que no destruya con críticas esta letra: la discriminación racial, la violencia policial, el no pensamiento de las personas causado por la televisión, el periodismo amarillista y los políticos; todo de una manera muy cruda y directa.
  Con Help, I’m a rock comienza la segunda parte del disco, la experimental. Todo empieza con un riff árabe que se convierte en una melodía sin sentido con una letra “en algún idioma extranjero” (así decía el LP) que lleva a gritos con los que Frank hace parodia a la gente de la que ya habló bastante, la gente no pensante y superficial, gritando “Help, I’m a rock!” (¡Ayuda, soy una piedra!).
  It can’t happen here es un compilado coral sinsentido, con un voces diciendo que eso (todo lo que Frank nombró a lo largo del LP) no podía estar sucediendo. Luego viene un intermedio bastante jazzero con un piano improvisado y una betería platilleada, pero todo termina con coros loquísimos.  Es el número experimental mas disfrutable, debo confesar. Las voces son tan extravagantes que me fascinan y me mantienen entrentenido.
  The return of the son of monster magnet es una suite experimental de doce minutos rarísima que compila teclados raros, clavinets locos y voces raras. Nada tiene sentido, es todo totalmente experimental. Es importante aclarar que en este tema se nombra por primera vez a Susie Creamcheese, un personaje que aparece en todos los discos del 60’ de Zappa.

  Algunos dicen que este álbum es donde aparece por primera vez el rock progresivo. Y yo me atrevo a decir que no pienso que sea así. El rock progresivo comenzó a tomar forma recién a principios del 69, y  si bien Freak out! no forma parte de ese género, si contribuye mucho aportando los momentos de influencia experimental que suelen escucharse.
  Me mato de la risa leyendo a estúpidos atribuyéndoles la incorporación de los sonidos avant-garde y la experimentalidad al rock con su Revolution 9. Frank se les adelantó, ¿no creen?. 


   

domingo, 12 de febrero de 2012

Las cosas para hacer - Tema de la semana

  Un pop hermoso y creativo es lo que les dejo hoy. Todavía estoy intentando despegarme de la melancólica idea de tener al Flaquito Spinetta en el cielo. Sin más para decirles, los dejo con la hermosa música compuesta por Emilio del Guercio.



Las cosas para hacer

Miras los edificios que dan al puerto
dejando amanecer todo
miras por la ventana de tu ciudad
la vida como cierra el paso
y aunque saliendo a la vereda
nada te espere ya
seguís saliendo por tu libertad
Mirás pasar ancianas que van temprano
pensando en esa feria nueva
todas con sus luceros sentimentales
viviendo de cualquier novela
y les preocupa la limosna
y la felicidad.
No somos nada, no señora, ya
cerca de la avenida que va al trabajo
el cielo te parece nuevo
todo lo que tu alma quiere de día
termina por saber de noche
y alguien te mira con dulzura
y sigilosa se te va
y un día como de tantos
se ven solos en un bar.
Cada pequeña cosa que se ilumina
es el poder del propio fuego.
Hoy ves tu adolescencia llena de miedos
latiendo en un café distante
y ella te mira con dulzura
y cadenciosa se te va
y un día, como de tantos
quedan solos en un bar
Y aunque saliendo a la vereda
nada te espera ya
seguís saliendo por tu libertad.

viernes, 10 de febrero de 2012

Spinettalandia y sus amigos (1971) - Luis Alberto Spinetta

Puntuación: 9-


Mejor tema: Descalza camina


Tracklist
01. Castillo de piedra
02. Ni cuenta te das
03. Tema de Pedro
04. Dame, dame pan
05. Estrella
06. La búsqueda de la estrella
07. Vamos al bosque
08. Era de tontos
09. Alteración de tiempo
10. Descalza camina
11. Lulú toma el taxi





  Hoy, ya hace casi tres días desde que murió el Flaquito Spinetta, mi vida fue como una maratón de sus discos. Uno tras otro, con algún descanzo de algunos temas que elegía aleatoriamente. Soy un poco masoquista, debo admitirlo, al escuchar tanto su música sabiendo que me pone melancólico como pocas cosas… Me arrepiento eternamente de no haber ido a visitarlo a su camarín el día en que fui a verlo a Rosario, en el teatro El círculo. Pero bueno, esto no es otra entrada para homenajearlo, comentarlo, o expresar  lo triste que me puso la noticia (de eso último no estoy tan seguro). Esta es una reseña más. Bah, pretende serlo. De ahí a que lo sea hay una distancia bastante grande.
  Spinettalandia, Almendra, o La búsqueda de la estrella (prefiero llamarlo con el primer nombre que usé) es el disco más hippie de Spinetta. Al mejor estilo de Give peace a chance de Lennon, Luis graba un disco despreocupándose de la prolijidad del sonido y la grabación. El Flaco experimenta improvisando en muchos temas y despreocupándose de que el resultado sea bello. Sin embargo, hay un solo tema que podría ser considerado como malo y totalmente experimental. La mayoría de los temas son hermosos y dignos de ser reconocidos como highlights.
  En cuanto al sonido, se pueden destacar cuatro facetas en Spinettalandia y sus amigos: la rockera, la melódica, la experimental  y la instrumental; todo con su toque hippie del que ya hablé.

  Todo comienza con una guitarra mágica distorsionada y ejecutada por Pappo, con una melodía que lleva la insignia de sus composiciones (sobre todo las de Pappo’s blues) que anuncia Castillo de piedra. El solo con todo el hard rock que Norberto sabe dar es simplemente magnifico. Tema cargadísimo de rock crudo y del bueno.
  Ni cuenta te das es mucho más reposado, y se podría considerar como una balada con un toque bastante experimental, con una guitarra eléctrica que creo que es de Spinetta y una acústica tocada por Pomo (!). La melodía no es demasiado destacable. Al final todo se vuelca en una sección experimental improvisada, con una criolla maltratada y unas flautas voladoras y locas ejecutadas por Miguel Abuelo.
  Tema de Pedro es increíblemente sublime. Es el primer tema instrumental, y confieso que lo amo. La base es igual durante toda la canción, pero esos solos que estoy seguro que los toca Spinetta (por su estilo) son dulcísimos, muy bellos y quedan excelentemente con el acompañamiento sublime y liviano que se escucha siempre.
  Dame, dame pan es otro tema hippie, esta vez mucho mejor que Ni cuenta te das. La melodía es muy pegadiza, y la parte intermedia queda muy bien con el resto de la canción. Se pueden escuchar unas flautitas siempre improvisadas atrás de la guitarra acústica, y al final de la canción se perciben unos “¡Uh uh uh uh!” misteriosos que me encantan.
  Estrella se lleva la medalla del tema más experimental y a la vez hippie del disco. Es un caos de tambores, coros y flautas totalmente improvisados. Es muy monótono y poco disfrutable, lo cual lo hace merecedor de una marca de lowlight.
  Un piano y una melodía hermosa anuncian La búsqueda de la estrella, una balada que, si bien tiene un piano algo desatado y desprolijo a mi gusto, es realmente emotiva. Siendo la fecha que es, cuando escucho la frase “toda la música que cuelga suena por ti” se me pone la piel de gallina… Este tema, si lo pensamos, es de un estilo muy similar a Quedándote o yéndote., nada más que el teclado en esa canción hace la diferencia (y es porque lo toca Rappaport). Éste y los siguientes dos números constituyen la mejor seguidilla de temas del disco, un highlight tras otro.
  Vamos al bosque es el último toque realmente hippie del LP, y posee unas hermosas melodías, unos punteos improvisados muy creativos, y un estribillo buenísimo.
  Era de tontos es penútlimo rocker del álbum, y el último compuesto por Pappo. Es bastante parecido al primer número, pero es también muy bueno. Sólo escuchen esos bombos  poderosos de Pomo acompañando esa melodía semi-hablada que irrumpe en un poderosísimo intermedio con un alarido que me recuerda a Pescado Rabioso, y una magnífca combinación de solos entre Norberto Napolitano y Spinetta, configurando uno de los mejores momentos del disco.
  Alteración de tiempo es el último tema experimental del LP, y esta vez no es tan bueno como lo era el primero. Sin embargo es disfrutable. La guitarra eléctrica que acompaña es como amistosa, y el punteo de la principal es errante.
  Descalza camina es el tema más hermoso del disco. ¡Escuchen ese estribillo! Otra canción en la gran colección de temas de Luis que me erizan la piel. Dios, como amo esa melodía y esa guitarra simple, esa voz blanca… Me emociona muchísimo. Como amo a Spinetta, Dios mío. Te voy a extrañar, Flaquito del alma.
  El final con el tema predecesor hubiera sido perfecto, pero en realidad el disco termina con un rocanrol simple y corto, que no molesta ni contribuye demasiado. 

  Por si no se dieron cuenta, les digo que me emocioné varias veces mientras hacía la revisón. Todavía no logro escuchar al Flaco y su voz sin ponerme aunque sea un poquito melancólico…
  La colaboración con Pappo y Pomo fueron grandes influencias para el siguiente grupo de Luis: Pescado Rabioso, la etapa mas rockera de la obra spinettiana. Luis nunca repitió algo tan desprolijo y hippie como este disco, y es por eso que se podría considerar como una rareza.

     

miércoles, 8 de febrero de 2012

Comentario sobre la muerte de Spinetta

Hoy, 8 de febrero, haré una excepción. Ésta no va a ser una entrada de revisiones ni temas de la semana. La fecha lo merece. Va a ser una entrada en homenaje a un grandísimo y querido músico argentino: Luis Alberto Spinetta
  Ya mi papá me comentaba sobre un grupo que le gustaba mucho, que era de la escena hard rock nacional. Pero yo no me interesé por escuchar nada en ese momento (¡lo que me perdí!). Conocí verdaderamente a Spinetta con un amigo compañero de secundaria. A él le gustaba el rock, y sabía mucho más del ámbito nacional que yo. Entonces fue que, haciéndole caso, decidí probar con Artaud. Me enamoré por completo, y todavía estoy así.   
  El Flaco Spinetta es uno de los músicos y poetas (porque era buenísimo en los dos campos) más grandes del rock argentino. Su música era de las más sublimes y únicas, me atrevo a decir, en la escena mundial. Porque las composiciones de Luis no son sólo temas.  Tienen una cualidad que se ve en muy pocas obras: Crean un mundo único, onírico y celestial gobernado por Spinetta y sus surrealistas, amorosas, y etéreas letras; y por sus místicas, rockeras y dulces guitarras.
  Bueno, la cuestión es que hoy me siento mal. Y me siento mal porque, como ya seguramente saben, este genio del que vengo hablando murió. Hace unos meses le habían diagnosticado cáncer de pulmón, y también había luchado contra una diverticulitis que nada tenía que ver con sus células cancerígenas. Semanas después de eso, el Flaco no pudo más y repentinamente, sin que nadie se lo esperara, se fue al cielo (como nos decían cuando eramos chicos). "Solo y triste voy a estar en este cementerio... ¡Que calor hará sin vos en verano!"


  Flaquito, te amo y te voy a seguir amando. Tu alma quedó materializada en tu legado musical y poético.

Mi más profundo pésame a sus familiares, y a las personas que lo sentían como tal.