martes, 15 de mayo de 2012

Plastic Ono band (1970) - John Lennon


Puntuación: 9+

Mejor tema: Working class hero

Tracklist:
01. Mother
02. Hold on
03. I found out
04. Working class hero
05. Isolation
06. Remember
07. Love
08. Well well well
09. Look at me
10. God
11. My mummy's dead


John, luego de la separación de los Beatles, había perdido su credibilidad, especialmente por sus inmundas colaboraciones con Yoko. Es así que, junto con su esposa, iniciaron una serie de sesiones con el doctor Arthur Janov donde salieron a flote muchos de los traumas infantiles de Lennon (recordemos que la infancia de John había sido muy dura). 
Entonces, en una especie de desahogo, su música cambió abruptamente. El nuevo estilo era mucho más directo y simple: las canciones ya no tenían psicodelia, no buscaban experimentar. Era simplemente John con su guitarra, o con su piano, cantando letras trágicas sobre su madre y su infancia. Es por esto que mucha gente rehúsa de este disco, calificándolo de "simplón". Puede resultar chocante de entrada: los temas están desprovistos de todo acompañamiento, los instrumentos suenan grises, no hay mucha elaboración en cuanto a la música. Pero cuando uno de verdad lo digiere, se da cuenta de que es una obra maestra. 
Y es que John está en una etapa increíblemente prolífica: más de la mitad de los temas del álbum son verdaderos himnos. Podrán no ser muy complejos musicalmente, pero están dotados de una emocionalidad estruendosa. 
Éste es el punto verdaderamente fuerte del disco: la emocionalidad. ¿Hay acaso un álbum más sincero que éste? Las letras son todas fuertes, directas y brillantes. La franqueza de Lennon es evidente: las once letras hablan de su madre, de la sociedad, de sus traumas, de su relación con Yoko, de todo lo que le pasaba por su cabeza en ese momento. Creo que el disco es uno de los más brillantes de la historia en cuanto a letras se refiere. Prácticamente las 11 canciones son una puñalada al corazón, y harían llorar a cualquier ser humano. ¿Hay acaso algo más triste que la letra de Mother, o la de Isolation, o la de My Mummy's Dead? La simpleza y sinceridad exhudada por todos los poros es simplemente única. 
Tal vez de haber sido un disco más complejo, más elaborado, hubiera perdido toda esta emocionalidad. La música, al sonar primaria, cruda, simple y directa, encaja perfectamente con las letras, sinceras, crudas y avasallantes, y configuran una experiencia desgarradora. 
Realmente escuchar este disco es un trauma: es meterse en la cabeza de John y comprender cada una de las cosas que sentía en ese momento de su vida. Un disco desgarrador, triste, potente y desolador. Un manifiesto primario de los más puros sentimientos humanos.
Las canciones, sí. Unos brutales campanazos abren Mother, una balada exquisita y desgarradora. Puede sonar un poco monótona al principio, pero después de todo esa melodía es tan irresistible que uno se olvida de todo. Escuchen ese final,  con los gritos de John que sacuden el alma. ¿Hay algo más triste que esos "Mama don't go...daddy come home!"?. No lo creo. Una de las canciones más tristes que haya escuchado. 
Para subirnos un poco el ánimo está Hold On, una balada hermosa con una melodía increíblemente apacible y arreglos brillantes de guitarra, y una letra donde John nos dice que nos quedemos tranquilos, que aguantemos y al final ganaremos, tanto nosotros como él. 
Luego llega uno de los rockers del álbum, I Found Out. Una canción con arreglos extrañísimos de guitarra que al principio puede sonar sucia y caótica, pero luego esas guitarras tan crudas se transforman en adictivas, además del genial riff de la mitad. La letra esta vez es más humorística, con esa genial frase de "I heard something 'bout my ma and my pa, they didn't want me so they made me a star". 
A continuación llega una de las canciones más mordaces jamás escritas. Se trata de Working Class Hero, o como sonar punk con sólo una guitarra acústica. La fenomenal guitarra española que acompaña la maquiavélica voz de Lennon enmarcan una letra increíblemente anarquista sobre la sociedad. Prácticamente toda la letra es brillante. Líneas como "They hurt you at home and they hit you at school, they hate you if you're clever and they despise a fool", "Keep you doped with religion and sex and tv, and you think you're so clever and classless and free, but you're still fucking peasants as far as i can see" o "There's room at the top they're telling you still, but first you must learn how to smile as you kill, if you want to be like the folks on the hill" configuran una brillante crítica a los gobiernos que nos usan, nos manejan de aquí para allá y nos estupidizan en busca de su propio interés. 
Continuando con el pesimismo, tenemos la brillante Isolation, que combina una hermosa melodía y un piano extremadamente dulce con una sección media especialmente macabra en donde John nos habla a toda la "clase media", atacándonos por nuestra estupidez. La letra es nuevamente fantástica, hablando de que el mundo ya está condenado, de que ya no se puede hacer nada. La letra de la parte media es brillante, y expresa de manera fenomenal lo ya dicho sobre el manejo de las masas: "I don't expect you to understand, after you caused so much pain, but then again you're not to blame, you're just a human, a victim of the insane". 
La primera mitad era perfecta, pero la segunda mitad tiene algo de relleno que me impide ponerle 10. Remember es una alegre balada de piano con un estribillo superlativo de calidad Beatle, el problema es que los versos son muy monótonos y se extienden demasiado. La letra es más optimista, diciéndonos que recordemos cuando éramos chicos, y como la gente nos parecía tan alta, para luego ver como hemos crecido. 
Un dulcísimo, bellísimo, fascinante piano nos introduce a Love, una estupenda balada sobre el amor con una de las melodías más bellas que he oído en mi vida. La letra es simple, y tal vez por eso deliciosamente romántica. 
Well Well Well es el otro rocker del disco, que comienza genial con unos bombos demoledores y guitarras crudas, pero luego se ve arruinado por los innecesarios gritos de Lennon, que se extienden demasiado. 
Look At Me es una balada acústica muy bella, con exquisitas guitarras y una letra muy franca sobre el amor. 
El final va llegando con God, otra de las mejores canciones del disco. Empieza como una balada de piano y luego va mutando en una resonante declaración de principios de Lennon, con un piano potentísimo y John gritando sobre lo que no cree, para luego volver a calmarse al final. La letra es tal vez la más resonante de todo el disco, y Lennon se mete prácticamente con todo y con todos. Comienza con una declaración atea de John, sobre que "God is a concept by which we measure our pain". Luego llega el desahogo, con John enumerando una serie de cosas en que no cree, pasando por Jesús, Kennedy, Elvis y deteniéndose en los Beatles. En la última parte, John se desliga definitivamente del grupo, corta el cordón umbilical en un final maravilloso e increíblemente sincero: "The dream is over, what can I say?, the dream is over, yesterday I was the dreamweaver, but now I'm reborn, I was the walrus, but now I'm John, and so dear friends, you'll just have to carry on...the dream is over!". El sueño se terminó definitivamente, y también se terminó el panfleto más franco jamás escrito por mortal alguno. 
My Mummy's Dead es una cortísima viñeta con un sonido hecho a propósito para que parezca sacado de alguna radio de los años 40, con John diciéndonos que su madre está muerta. Por cierto, la melodía de este tema es muy similar a la de las campanadas de la Iglesia de Notre-Dame. 
En fin, un disco infinito, simple y extremadamente desgarrador en su sinceridad. Un 9+.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si van a comentar, recuerden ser respetuosos. Nadie los insulto, así que pido por favor que tampoco lo hagan ustedes.