lunes, 5 de diciembre de 2011

Starless and bible black (1974) - King Crimson

Puntuación: 6-

Mejor tema: Fracture

Tracklist

01. The great deceiver
02. Lament
03. We'll let you know
04. The night watch
05. Trio
06. The mincer
07. Starless and bible black
08. Fracture



  Cuando en Lark’s Tongues in aspic las composiciones eran magníficas, demoledoras, entretenidas y a la vez raras y experimentales, los temas vanguardistas expuestos en Starless and bible black son todos apestosos, aburridísimos e inexpresivos. Sí señores: éste disco se trata del peor de los primeros 10 años de King Crimson. Podemos observar una gama de dos estilos, generalmente hablando, en este disco: el pop, y el avant-garde (obviando el rock). Los miembros del disco siguen siendo los mismos, exceptuando Jamie Muir, que se retira de este.
  Una caudalosa banda de activos saxos abre The great deceiver, que tiene una melodía vocal disfrutable que luego en el estribillo se vuelve ultrapegadiza con el coro de "Cigarettes, ice cream, figurines of the Virgin Mary"(que es la única línea lírica que hizo Fripp para su grupo). Un detalle que hace esta composición más interesante, es la aparición de un loco e improvisado violín en la repetición de la estrofa.
  Lament es otro pop, aunque esta vez de menor nivel. El sonido de la guitarra es barato, inexpresivo e intrascendente, y las melodías no son rescatables. Sin embargo, la canción merece ser salvada de los lowlights por su repentino cambio en el intermedio. El antes nombrado, hace que el tema vire: el avant-garde se empieza a sentir.
  La vanguardia se hace presente al escucharse el aborrecible We’ll let you know. ¿Dónde quedó ese grupo que hacía hasta las cosas más experimentales, las más disfrutables también? ¡Que asco de tema! Es un compilado de estupideces sin sentido ejecutadas por el bajo y la guitarra, con un sonido, como en el anterior tema, totalmente intrascendente, inexpresivo y sin sentido. Una lástima de composición.
  Pero el disco se recupera con The night watch, que tiene un sonido de guitarra mucho mejor, un comienzo desordenado pero muy disfrutable, un solo interpretado por Fripp muy bueno y un estribillo rápido. ¿Oyeron los pequeños remates de Robert luego de la melodía? ¡Que sonido tan desgarrante! Todos estos elementos juntos, configuran una muy buena canción. Tal vez peor sea el teclado barato que aparece al final. Pero es un mínimo detalle, que no molesta para nada.
  Hablando de teclados baratos: si quieren escucharlos, reproduzcan Trio.  Éste número es un compilado de sonidos electrónicos raros, algo ochentosos y aburridos. Es un tema intrascendente, pero sin embargo, es una opción de escape de todo lo que se venía escuchando antes: no es ni pop, ni rock, ni avant-garde: es sólo una melodía oriental, totalmente tranquilizadora. Quizás los efectos que nombré antes sean el causante de que ésta canción este marcada como normal: si en vez de esos teclados, hubieran elegido usar bandas de vientos, más guitarras, o cuerdas (en fin: instrumentos convencionales en el grupo) el tema hubiera sonado mucho mejor. Pero si lo hacían, no hubiera sido tan destacable por su rareza y ambiente. Sin embargo esta composición se salva de los lowlights por su originalidad y su intento de romper codigos establecidos, utilizando teclados en vez de los instrumentos que nombré.
  ¿Por qué tenían que caer nuevamente? Otro remix de guitarras y bajos aburridos y poco interesantes se nos presenta con The mincer. Todo el tema es odiable, salvo al final, cuando aparece esa curiosa melodía de voz. Pero este no es motivo para salvar la canción de los lowlights.
  ¿King Crimson que te está pasando? ¡Basta de tanta porquería vanguardista! ¡Danos música de verdad! Starless and bible black es otro aborrecible, intrascendente y vomitivo número. No hay nada nuevo: solos de guitarra sin sentido, punteos inexpresivos y acompañamiento monótono. Lo peor acá es que Robert logra muy buenos sonidos con su guitarra. ¿Por qué no los aprovecho para mejores composiciones? Un desperdicio de notas.
 El Rey Carmesí no podía despedirse con una tan detestable obra como la anterior… así que optó por darnos lo mejor de su avant-garde al final del LP. Fracture es un in crescendo esquizofrénico que tiene uno de los mejores riffs de la historia de King Crimson. La guitarra va cargando cada vez más tensión hasta llegar el punto en el que Fripp explota y grita compulsivamente con su guitarra, acompañado de un grandioso violín. El tema termina como una bomba de la que rebozan gigantes guitarras, baterías, bajos, y violas agresivas. Esta composición tiene todas las características de los temas de Lark’s tongues in aspic: esto nos demuestra que para hacer algo bueno y vanguardista, King Crimson debía limitarse a repetir el esquema de su anterior disco (como hizo con In the court e In the wake of) o simplemente no hacer algo como Starless and bible black.
  El Rey Carmesí siempre fue un grupo que una vez que cultivaba un género, lo cosechaba a tiempo. Nunca aburría, y siempre sabía retirar la idea antes expuesta a tiempo, para evitar el fracaso. Pero sin embargo, aquí en Starles and bible black el retiro del avant-garde es tardío. Llegan a cansar, y hasta a producir odio.  Sin embargo, sigue existiendo un único tema que no llega hacerlo, y es Fracture. 
  Fripp esta vez deja más espacio compositivo para sus compañeros: Wetton descarga sus ganas de hacer pop con The great deceiver, Lament y The night watch, mientras que el resto de los integrantes de King Crimson aportan en los temas grabados en vivo (The mincer, Starless and bible black, Trio y We'll let you know). Muchos fans inconscientes de el Rey Carmesí intentan justificar la mediocridad y aburrida experimentalidad de los temas  grabados fuera del estudio justamente por esto. Pero ese no es un argumento válido: ¿Que necesidad tenía King Crimson de poner en uno de sus discos estas canciones?



       

9 comentarios:

  1. Crimsoniano Argentino6 de diciembre de 2011, 15:06

    Todo bien con que te guste King Crimson y quieras escribir, pero para eso por qué no aprendés algo de música o de arte? Te parece que "el sonido de la guitarra es barato, inexpresivo e intrascendente, y las melodías no son rescatables" o "asco de tema" constituyen una crítica, o tan siquiera una reseña? Además les das cátedra a Firpp y sus compañeros con "si en vez de esos teclados, hubieran elegido usar bandas de vientos, más guitarras, o cuerdas (en fin: instrumentos convencionales en el grupo) el tema hubiera sonado mucho mejor". Hay que ser caradura.

    ResponderEliminar
  2. Hay que ser caradura para criticar así y no animarse a decir quien sos. Yo también comento lo que quiero como anónimo: es fácil nadie sabe quien soy y puedo decir la barbaridad que se me ocurra como quiera. Si leyeras un poco más de contenido en este blog, verías que estudio ya hace 5 años música, y que toda mi familia vive de esta profesión.
    Sí, me parece que esas frases son dignas de una reseña. Lo que más me enoja es que no fundamentes y expliques lo que decís.

    ResponderEliminar
  3. Supongo que son gustos, yo amo este disco...

    ResponderEliminar
  4. Obvio que son gustos. El contenido de este blog es puramente subjetivo, siempre va a haber opiniones disidentes.

    ResponderEliminar
  5. Crimsoniano Argentino no leyo el blog ni la presentacion que hace Strauss. DEl caradura es él, no tengas dudas. si leyera todo el contenido del comentario, se daria cuenta, como yo, de qeu en las opiniones y sugerencias tuyas, hay humildad y solo busqueda de mejor estetica, subjetiva, claro esta, pero sin malas intenciones ni maldad.
    Me encanta Crimson. Seguramente Frep hoy habria hecho distintas las cosas. Asi como lo habria hecho Mozart... en fin. Los años y la experiencia nos van cambiando.
    ADELANTE strauss, y segui con ese bien gusto y comentario.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por apoyarme Musico Argentino. Me alegro que gustes de mis reseñas, ya que les pongo dedicación y tiempo, y las hago porque disfruto de ello, y porque me gusta que a otra gente le entusiasme lo que hago.

    ResponderEliminar
  7. No comulgo con lo que esgrimes del disco a mi entre más lo escucho más me gusta. Creo que le encontre el gusto, aunque no es un compacto fácil de escuchar, pero respeto tu opinión: saludos y lindo blog brother.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tiene su estética rara y de difícil comprensión, pero no deja de disgustarme. Muchas gracias, saludos a vos también.

      Eliminar
  8. Yo creo que para vos es calificar como aborrecible o aburrido, yo lo ubicaria en que no te gusto o no te llena. Es una nueva etapa de KC que leer tu reseña pareciera un disco totalmente indigno; tiene muchisimos momentos cumbres, no solo Fracture.
    No te olvides que este disco solo tiene dos temas grabados en estudio, con las restantes en vivo (mas alguna guitarra añadida a posteriori), por lo tanto estarias mas criticando la forma de tocar o de entenderse la banda en vivo. A mi parecer en ningun momento aburre, y mucho que menos
    es barato algun sonido de la guitarra. Es un disco que obviamente no esta a la altura de los grandes de su primera epoca, pero tampoco defenestrarlo tanto; creo que aqui lo subjetivo o el pensamiento se torna completamente ciego de tu parte. saludos!

    ResponderEliminar

Si van a comentar, recuerden ser respetuosos. Nadie los insulto, así que pido por favor que tampoco lo hagan ustedes.