viernes, 13 de enero de 2012

Alma de diamante (1980) - Spinetta Jade


Puntuación: 10-


Mejor tema: Alma de diamante o Amenabar


Tracklist
01. Amenabar
02. Alma de diamante
03. Dale gracias
04. Con la sombra de tu aliado (el aliado)
05. La diosa salvaje
06. Digital ayatollah
07. Sombras en los álamos



Una vez grabado como solista A 18’ del sol y Only love can sustain Spinetta buscó crear un nuevo grupo retornando al jazz de Invisible y su segundo disco solista, pero esta vez algo diferente: Jade tiene dos teclados, y es éste instrumento el que más protagonismo tiene en Alma de diamante. El Flaco declara que los músicos de la época estaban cansados del rock “más tradicional y elemental” (como lo describe Luis), y que por eso se abrieron las puertas al jazz –rock, que tuvo éxito en grupos como éste y Seru Giran.
  Jade siempre tuvo mucho movimiento musical. Con solo ver su formación a través de los años nos damos cuenta de que más de 10 músicos son parte de esta banda en sólo 5 años de actividad.
  Como dije antes, Alma de diamante es un collage de teclados improvisados y guitarras jazzeras que sólo acompañan con acordes rápidos y que rara vez solean, con algunos temas instrumentales virtuosos y técnicamente magistrales, y otras canciones cantadas que a veces dejan una gota del pop que Spinetta volcaría a través de varios discos en los 80. En síntesis, este disco es una mezcla de jazz a veces casi puro, rock, y un pequeño toque de pop.
  Invisible era jazz, pero como podrán leer, es un estilo jazzero influenciado por el rock progresivo. En esencia, los primeros dos discos del grupo anteriormente nombrado y Jade tienen jazz, pero visto de otra manera. Spinetta no busca crear pasajes oníricos con un punteo de guitarra volado. Luis Alberto en Alma de diamante, a veces hace un jazz casi puro que pocas características comparte con el estilo de su tercer grupo y que al oído tiene un sonido muy distinto del de Invisible.

  El disco abre con Amenabar, un jazz que envuelve a uno en una atmosfera que sólo se puede describir como jazzera. Teclados soberbios interpretan melodías agradables y llevaderas acompañadas por un bajo acentuado y dinámico, una batería platilleada y unos acordes de Spinetta, que luego ejecuta un solo magnífico, manteniendo siempre un tiempo lento que le da lugar para explayarse en un punteo sublime. Empezamos muy bien.
  Un piano melódico abre Alma de diamante, que es la única balada del disco y que posee una melodía hermosa y memorable. Tiene un estribillo sublime y un solo de teclado iluminador que culmina con el tema. La letra habla de la fortaleza del alma del hombre y dice que por más que pase cualquier cosa, la luz de la humanidad va a continuar. O por lo menos eso explica Luis.
   Dale gracias tiene melodías muy buenas y empieza con un teclado que interpreta un motivo que se repite a lo largo del tema. Me gusta mucho cuando el Flaco comienza a cantar y se escucha un teclado sumamente ambiental que le agrega un tono nostálgico, si así se puede decir. El estribillo es magnífico, y Luis improvisa todo el tiempo con su voz atrás de la masa de teclados y baterías, quedando como inmerso en un océano de hermosura. Excelente.
  Con la sombra de tu aliado (el aliado) empieza de una manera que no deja de fascinarme: escuchen esa polirritmia entre el teclado, el bajo y la guitarra. La melodía no es demasiado destacable, pero la instrumentación si lo es. El solo de bajo cargadísimo de swing me deja boquiabierto, y el teclado acompañado por esa batería inquieta me encanta. Los acordes de Spinetta son muy creativos y precisos, y el riff final (que me recuerda al de Jugo de lúcuma por su repentina aparición) es buenísimo.
  La diosa salvaje es un momento de reposo. No hay ningún riff jazzero, ni polirritmias entre instrumentos, pero si hay una guitarra acústica ambiental y un piano que improvisa detrás de una melodía de voz que no termina de convencerme. Este tema tiene todas las características de una balada, pero no lo es, aunque resulte raro. Su melodía no es propia de este estilo, y es por eso que sólo lo considero un “momento de reposo”. Además hay lugares de  improvisación para Luis y Rappaport que le quitan bastante del aire meloso a la canción y le dan un tinte jazzístico.
  El último instrumental del disco es Digital ayatollah, que empieza dramáticamente con una melodía de teclado y guitarra a la que se le van sumando distintos instrumentos.  Una impecable performance de todos los músicos con un bajista que no para de lucirse.  Menos jazzero que el primer tema, es otro highlight.
  El disco se despide con Sombras en los álamos que comienza con un teclado que improvisa sin parar al que se le suma una guitarra (el tercer y penúltimo solo de Spinetta en todo el LP). La melodía es muy buena, y los cortes que se presentan entre estrofas con distintos solos son muy creativos. El tema termina con un fraseo de teclado acompañado por Spinetta en la voz, y así culmina el disco, muy placenteramente.

  Hay que reconocer que todos los músicos de Jade son excepcionales. No se puede criticar ningún punto: Luis en su mejor etapa como cantante, Beto Satragni tocando el bajo como los dioses, Rapaport y Del Barrio luciéndose como estrellas (aunque prefiero a Rapaport), Pomo, como siempre, siendo increíble aunque más liviano que en Invisible (el estilo del disco se lo impone) y Luis en las guitarras, como siempre, magistral.
  Las letras esta vez son mucho menos surrealistas, y están basadas en 4 lecturas de Castaneda de las que Luis tomó mucho de lo que dice en su lírica.


     

1 comentario:

  1. Diganme la pass de este disco!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar

Si van a comentar, recuerden ser respetuosos. Nadie los insulto, así que pido por favor que tampoco lo hagan ustedes.