martes, 29 de noviembre de 2011

Lizard (1970) - King Crimson



Puntuación: 10+


Mejor tema: Lizard


Tracklist
01. Cirkus
02. Indoor games
03. Happy family
04. Lady of the dancing water
05. Lizard





  King Crimson debía cambiar de estilo: con la muestra de The devil’s triangle en su anterior LP el futuro cambio de sonido de la banda era inevitable. Las ideas iniciales, las de sus dos primeros discos habían culminado.
  Yendo a la formación, Lake se decide por abandonarla y Gordon Haskell es incorporado en el bajo y la voz. Andy Mc Cullough pasa a ser baterista en una posición muy incómoda debido a un cambio estilístico algo violento: paso de ser baterista de una banda de jazz, a tocar para Robert Fripp y sus secuaces. Vamos a los temas.

  El disco empieza con Cirkus, que es una loca composición llena de efectos de mellotrón, guitarras locas y baterías incansables con dementes improvisaciones provistas por Fripp, un solo de saxo alto impecable, parte vocal poco destacable y un final avasallador.
Indoor games es un espléndido tema con brillantes y siniestras bandas. Generalmente hablando, las características del número predecesor se repiten: la única variación es un momento de descanzo en que los mellotrones paran y dan lugar a un despliegue de guitarras y saxos emotivamente agonizantes.
 Happy family es… es una demencia psicodélica totalmente desatada, a la cual todo instrumento ejecutado toma su camino e improvisa sin parar, creando algo realmente fantástico. ¿Oyeron los mellotrones? ¡DIOOOOOOOS! ¡AMO ESTO. Es aquí donde la vesania de King Crimson se ve potenciada a gran escala, conformando algo realmente espectacular. Nunca imaginé que me podría llegar a gustar algo tan bizarro y raro.  Además, la voz de Haskell está puesta con un buen efecto que cuadra perfecto con todo el disco.
  Lady of the dancing water es una tranuila balada que no alcanza el nivel de highlight pero que sin embargo es disfrutable. La voz de Gordon da asco. Es en canciones como ésta en donde extraño a Lake.
  Llega la suite magistral del disco, desplegada en su inicio por un raro acorde de teclado: Lizard. Aquí es cuando quiero que Fripp sea  mi amigo para poder llamarle todos los días a agradecerle por haber compuesto esta obra maestra. Los coros pop de la primera parte (vocalizados por Jon Anderson) son muy buenos. No entiendo porque cada vez que nombran a este LP, aclaran la participación del cantante de Yes: será muy bueno (de hecho el grupo que integra es de mi gusto), pero en esta obra no trasciende. La primera parte concluye con unos épicos mellotrones y coros. Y luego de esto es donde la influencia del jazz de King Crimson se hace ver: fantásticas improvisaciones de distintos instrumentos de viento (cornos, trombones, trompetas y saxos) se pueden escuchar. El piano que se venía ejecutando desde un principio se va desatando cada vez más, hasta llegar un punto en el que se une a desatar el caos con los multitonales metales. Un oboe nuevamente siniestro se percibe, y da lugar a la tercera y última parte del disco. Pensábamos que los teclados no aparecerían más. Pero sí lo hacen, y junto a su prescencia reviven un sangriento ambiente de violencia y epicidad, al cual la flauta extravagante que está de fondo aporta excentricidad. Pero uno de los mejores momentos del disco se encuentra, sin dudas, cuando la guitarra, los vientos y otros instrumentos se juntan y forman un descontrol demueleparedes.
  
  Lizard representa un cambio estilístico muy grande en el Rey Carmesí. El sonido de este disco es inigualable y los instrumentistas siguen siendo espectaculares.
¿Pensaron que iba a dejar a Haskell sin crítica?: no señores. Gordon es el peor cantante en la historia de King Crimson. Su voz causa vómitos, y sus ridículos gritos dan vergüenza ajena. Sin embargo él aparece muy poco en este trabajo: la minoría de los minutos del disco son cantadas. Los instrumentos se lucen como muy pocas veces lo han hecho en el rock, y esto hace un disco que se merece un 10+ indudable.
  Otra cosa que hace todavía más grande a este lanzamiento del Rey es la fusión estilística que hace: mezcla algo de pop con rock, clásica y jazz. 



       

3 comentarios:

  1. jajaja!! que critica para el sr Gordon! me agrada el blog amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajaj! Me alegro, espero que leas más entradas :D.

      Eliminar
  2. Muy buena reseña amigo es la primera vez q hablan como debería de Ser de este discaso que es un clásico de lo mejor

    ResponderEliminar

Si van a comentar, recuerden ser respetuosos. Nadie los insulto, así que pido por favor que tampoco lo hagan ustedes.