viernes, 27 de abril de 2012

Sgt. Pepper's lonely hearts club band (1967) - The Beatles


Puntuación: 9+

Mejor tema: A day in life


Tracklist

01. Sgt. Pepper's lonely hearts club band
02. Eiht a little help from my friends
03. Lucy in the sky with diamonds
04. Getting better
05. Fixing a hole
06. She's leaving hole
07. Being for the benefit of Mr. Kite!
08. Within or without you
09. When I'm sixty-four
10. Lovely Rita
11. Good morning good morning
12. Sgt Pepper's lonely hearts club band
13. A day in the life


He aquí la vaca sagrada de las vacas sagradas. El disco más aclamado, nombrado, idolatrado de la historia de la música. Cualquier revista especializada que se precie de tal lo nombra "el mejor disco de la historia", "el disco más revolucionario de la música rock", "los Beatles alcanzan su pico experimental" y otras estupideces. 
Ahora...¿se corresponde la calidad musical con esta glorificación del disco?
La respuesta es no. Siempre que un disco está tan endiosado su aclamación se va a las nubes, y resulta exagerada. Pasa con Dark Side Of The Moon, con Artaud, con millones de discos. Endiosar tanto a un pedazo de plástico conlleva a una exageración que se lleva por delante a la verdadera esencia: la música.
Ahora, sacando el contexto, borrando la estúpida idolatrización de los medios, las revistas, los críticos, etc, ¿qué nos queda? Nos queda un álbum estupendo. No es un álbum conceptual como muchos pretenden. El concepto es un tanto difuso (se trata de una banda que da un recital) y se da en el tema inicial y en el del cierre. Particularmente no pienso que sea el mejor de los Beatles, de hecho es mi 4º favorito peleando a muerte con Rubber Soul, pero es innegable su enorme calidad compositiva y de arreglos. No cabe duda que los Beatles están en su pico creativo, compositivo, éstas canciones rebosan de imaginación, creatividad. Es un disco muy variado (como cualquiera de los Beatles), con una gran mezcla de estilos y una enorme diversidad. 
Otro punto importante es lo influyente del disco. En mi opinión, no es tan revolucionario como Revolver. En todo caso, no creo que la revolución esté en la música. Estas siguen siendo canciones "pop", con evidentes toques psicodélicos y arreglos extraños, pero son sólo eso, arreglos. Si comparamos éste disco con The Piper At The Gates Of Dawn (del mismo año), el disco de Pink Floyd es infinitamente más loco, experimental, psicodélico y bizarro (y eso que también tiene bastantes temas "pop"). Obviamente hay innovaciones (como los arreglos cirsenses de Mr. Kite, los animales de granja de Good Morning o la suite final de A Day In The Life), pero su revolución va más allá de eso. La tapa, tan novedosa como brillante (además fue el primer LP en incluir las letras de las canciones en su interior) daba la pauta de estar ante algo distinto, y efectivamente fue así. 
Me refiero a un aura distinta. Este disco fue el ícono de la generación hippie, de esos adolescentes locos que querían cambiar el mundo y rápidamente fueron devorados y readaptados a él. Es la representación de todo un momento histórico, y como tal, tuvo una influencia enorme. Al movimiento psicodélico que se gestaba le faltaba la palabra santa de los Beatles, el grupo con los que todos los músicos de la época habían crecido. Fue como la firma de un padre.
Yo siempre digo que el rock tuvo una niñez (la primera mitad de los 60) en los que era inocente y aún no había descubierto el mundo, luego tuvo una adolescencia hippie, en la que se rebeló contra el sistema, tenía ideales, intentaba cambiar el mundo, la época de las drogas , de los experimentos musicales, de las locuras ácidas. Luego el rock maduró en los 70 con el virtuosismo complejo del rock progresivo, y entró en la vejez en los 80. Y después de todo, ¿a quién no le gusta la adolescencia? 
Volviendo al disco, sin dudas marcó una época, influenció a muchos jóvenes y fue el disco más representativo de los Beatles. Sin embargo, todo esto excede a la música, así que por lo tanto, se podría considerar sobrevalorado.
Pero basta de cháchara y vamos a las canciones. La primera mitad es sencillamente excelente. Arranca con sonidos de una banda preparándose, y pronto comienza la furia. Es Sgt Pepper's Lonely Hearts Club Band, un fenomenal rock con excelentes guitarrazos, una gran performance vocal de Paul y los vientos que irrumpen en el medio son imponentes. La letra presenta a la Banda de Corazones Solitarios del Sargento Pimienta.
Esta canción se entrelaza con el irresistible pop With A Little Help From My FriendsJoe Cocker la superaría en su versión, pero ésta no deja de ser buena, con una gran melodía y unos estupendos coros. Un poco sobrevalorada en mi opinión, pero aún así buena.
Una excelente introducción de piano ácida abre una de mis canciones favoritas, Lucy In The Sky With Diamonds. Con una letra en extremo psicodélica, al parecer inspirada en un dibujo del hijo de John (aunque esas siglas L.S.D. generaron sospechas), que habla de una chica que se escapa por cielos de mermelada, taxis de papel de diario y demás delirios, cuenta con un genial videoclip, uno de los primeros de la historia, hecho integramente en dibujos animados. La música también es formidable, con una fenomenal voz nasal de John, arreglos infantiles que pegan con la letra, un estribillo inquietante y una gran coda que se va apagando para dar paso a Getting Better, una gran canción pop, saltarina, con geniales guitarras juguetonas y una letra inocente pero algo escalofriante en la parte de "I used to be cruel with my woman". Como siempre que se trata de Paul, la melodía es memorable. 
Luego llega Fixing A Hole, con una buenísima introducción, una melodía triste y cautivante, arreglos algo circenses y un puente que contrasta por su alegre melodía. La letra es muy buena, llena de imágenes poéticas. 
She's Leaving Home es una reescritura de Eleanor Rigby pero distinta, ya que no está acompañada solamente por orquestas sino también por un arpa deliciosa. La melodía es hermosa, sumamente triste, y los enigmáticos coros del estribillo (What did we do that was wrong?) le dan un aire tenebroso. La letra es excelente, de las mejores de los Beatles, logrando captar la imagen de una chica que se escapa de la casa y la reacción de sus padres, algo muy típico de la época, que muestra la oposición entre adolescente rebelde-padre conservador, con unos padres que le compraban todo pero no le daban diversión (Fun is the one thing that money can't buy). Esto te forma imágenes en la cabeza, te hace ver a la chica yéndose (especialmente en la parte de "She's leaving home after living alone for some many years"). Diez puntos para este tema. 
El lado A culmina con una gran canción de John, Being For The Benefit Of Mr. Kite!. Una canción disparatada, con arreglos circenses que suenan perversos, terroríficos, te hacen imaginar en un circo con elefantes maltratados y payasos malévolos haciendo malabares con cabezas humanas (una especie de Pagliacci moderno). La melodía fría también queda perfecto con el resto de la canción, y me gusta sobremanera el burbujeo que parece oírse en el medio de todo el circo.
El disco entra en un breve pozo con Within You Without You, que nunca fue de mis predilectas, pero sigue siendo disfrutable. Puedo admirar la belleza de los arreglos hindúes y la espiritualidad universal de la letra (de las mejores letras de George, suena cósmica), pero su melodía es en extremo letárgica y lenta, muy somnífera para mi gusto. No obstante, puede llegar a meter al oyente en una atmósfera espiritual increíble si se lo propone. Es una sensación ambigua: hay veces que la escucho y me duermo, pero otras veces simplemente me dejo llevar por la belleza de los arreglos y de esa sección instrumental y vuelo por los aires.
When I'm Sixty Four es algo más destacable, una buena canción de music-hall con buenos arreglos de clarinetes y flautas, con aire a cabaret francés de los años 20, y una letra graciosa. 
La siguiente canción, Lovely Rita, es mejor que las dos anteriores, con una gran melodía, divertidas cacofonías y una aparición brillante de la trompeta en el medio, además de una letra graciosa sobre alguien que se enamora de una empleada del tránsito.
Good Morning Good Morning, por su parte, siempre ha sido criticada, pero a mí me gusta, por sus arreglos de viento, sus irresistibles efectos de animales y un dejo de morbosidad en su letra, siempre pensé que el esposo de "her wife" había muerto y él quería aprovechar para enganchársela. 
Y luego del acelerado reprise de la pista titular (no voy a escribir todo eso de nuevo...oh, ya lo hice), la banda se despide aplaudida y llega el magnus-opus (qué gran palabra) del álbum, una de las mejores canciones de los Beatles. El álbum tenía toques tristes como Fixing A Hole o She's Leaving Home, pero en su mayoría era cómico, infantil, alegre, colorido. Pues bien, A Day In The Life equilibra todo. Al principio dije que el concepto del álbum era rebuscado. Pues bien, a mi entender, la banda del Sargento Pimienta era un sueño, un sueño irreal y fantasioso, y cuando la banda se despide, te despiertas y te encuentras en otro día más en la vida, la vida normal, la cotidiana, la aburrida, la triste vida. Esa fantasía no se logra por sí sola, es obvio que "algo" habrá tomado este tipo para soñar todo eso. Y de eso también habla A Day In The Life. Habla de las ensoñaciones, las alucinaciones de un hombre totalmente drogado, que imagina cosas como "los hoyos del Albert Hall", el accidente de auto, la guerra ganada por la armada inglesa. Todo eso se desvanece con el crescendo orquestal, y el despertador avisa que hay que "despertarse, salir de la cama, arrastrar el peine por la cabeza". Es la vuelta a la rutina, el apuro por no llegar tarde al trabajo. Pero cuando el tipo llega, "had a smoke and I went into a dream". Y nuevamente las alucinaciones, nuevamente la fantasía que se vuelve a desvanecer con la orquesta. El tema (y el disco) terminan con una especie de piano que cae desde una gran altura, en lo que, en mi opinión, es la muerte de nuestro protagonista. Musicalmente, este tema es glorioso. Una suite multiparte (de las primeras de la historia del rock) que comienza con una brillante pista acústica de John (prestar atención a la batería de Ringo, una de sus mejores apariciones), una melodía sobrecogedora e inquietante, que es el esqueleto de la canción. Un estruendoso crescendo orquestal da lugar al middle-eight de Paul, una especie de boogie-woogie a laLady Madonna que se acelera hasta caer en el canto hipnótico del "Aaah ah ah ah" para luego retornar a la infinita tristeza que destila John a través de sus poros y de una performance vocal que hace llorar, para que luego vuelva la orquesta y se desvanezca todo en la bruma. Un tema conmovedor, bello, triste, perturbador, fascinante. Un final perfecto para un disco casi perfecto.
En fin, los Beatles se adentrarían aún más en la psicodelia antes de volver a las bases con su Álbum Blanco, pero estas 11 gemas compositivas que a la vez tienen geniales y extraños arreglos, serían definitivamente uno de los picos de los Beatles y, por lo tanto, de la música. Un 9+.



2 comentarios:

  1. No se si lo has oido sorgo pero al final del disco hay una especie de broma donde se repite un sonido segun wikipedia esta grabado a 15 kHz eso fue lo unico que no notaste por lo demas muy bueno el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, olvidé ponerlo en la reseña jajaja. Gracias!

      Eliminar

Si van a comentar, recuerden ser respetuosos. Nadie los insulto, así que pido por favor que tampoco lo hagan ustedes.